Conozcamos más sobre Acné

El acné es una condición de la piel que la mayoría conocemos, muchas personas lo consideran como algo normal en la adolescencia y por los mismo no buscan atención médica y hasta en un 20% de los casos este problema continua en la edad adulta o fue tan severo en la adolescencia que deja marcas o cicatrices tanto físicas en nuestro rostro, como psicológicas por el ataque a la autoestima que esto representa.

Los dermatólogos definimos al acné como una enfermedad multifactorial que afecta la unidad pilosebácea (poros) en donde su estructura y función están alteradas, manifestándose clínicamente por el desarrollo de comedones, pápulas, pústulas, nódulos, quistes y abscesos.

Las causas del acné son complejas; intervienen múltiples factores, los cuales podemos dividir en primarios como el factor genético y las alteraciones hormonales y secundarios como la colonización microbiana, la respuesta inflamatoria inmune inflamatoria, el estrés, uso de maquillaje o cremas inadecuadas para el tipo de piel.

El tratamiento del acné también es complejo y requiere de un médico especialista y del la perseverancia del paciente para su control.

¿Qué puedo hacer yo para controlar el acné?

Es importante seguir las indicaciones médicas y no usar cremas, maquillajes, jabones o remedios caseros que tu dermatólogo no haya autorizado; no debes pellizcar las lesiones, esto puede dejar terribles marcas en tu cara que duraran toda la vida; no excedas del sol; no ingieras complejo B a menos que este indicado por un médico.

¿Qué puede hacer mi dermatólogo para controlar el acné?

El dermatólogo es el especialista en la piel y es el que conoce a fondo las alteraciones que en este momento están ocurriendo en tu piel, por lo cual es el único que puede ofrecerte el medicamento o la combinación de medicamentos que necesites para controlarlo. Dependiendo de la severidad puede indicarse medicamentos tópicos que contengan peróxido de benzoilo, antibióticos, retinoides, acido salicílico, niacinamida, AHA entre otros. Si el problema es más grave puede requerir tratamiento sistémico (oral) como antibióticos, dapsona o isotretinoína. Tanto los tratamientos tópicos como sistémicos requieren la supervisión de un dermatólogo y en ningún caso debes automedicarte.

Los peelings o exfoliaciones químicas pueden tener cabida en el tratamiento del acné y sus secuelas, pero éstos deben ser siempre realizados por un dermatólogo y requieren de medidas terapéuticas antes y después de su aplicación. La tecnología como la Luz Pulsada Intensa y algunos tipos de láser pueden utilizarse para tratar el acné y sus secuelas.

Ahora que conoces más sobre el acné no esperes más y no dejes que tus lesiones se conviertan en cicatrices; busca ayuda y contacta a tu dermatóloga en Dermaplastik.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *