La dermoabrasión ayuda a regularizar las capas más superficiales de la piel mediante un método quirúrgico controlado. El tratamiento suaviza las irregularidades de la piel, dándole una apariencia más suave. La dermoabrasión es el método más frecuentemente utilizado para mejorar el aspecto de las cicatrices dejadas en la piel facial por accidentes o cirugía previa, o para corregir las cicatrices profundas secuela del acné. También puede utilizarse para suavizar las arrugas finas de la zona de alrededor de la boca. La dermoabrasión puede realizarse en áreas pequeñas o en la cara completa. Puede usarse sola o en conjunción con otros procedimientos como lifting facial, revisión de cicatrices, láser, o peeling químicos.

El mejor candidato para la dermoabrasión

La dermoabrasión puede mejorar su apariencia y su autoestima, pero ningún tratamiento quita todas las cicatrices o previene el envejecimiento. Sus expectativas deben ser razonables. Le explicaremos que grado de mejoría puede esperar.

Pueden beneficiarse de la dermoabrasión mujeres y hombres de todas las edades, desde jóvenes a pacientes adultos. Aunque los pacientes mayores cicatrizan más lentamente, son más importantes otros factores como tipo de piel, color, e historia médica.

Además preferimos no realizar el tratamiento durante las fases activas del acné, ya que hay un riesgo alto de infección. Lo mismo puede ocurrir en pieles sometidas previamente a radioterapia o pieles quemadas

La dermoabrasión es una técnica segura cuando es realizada por un dermatólogo o cirujano plástico calificado. El riesgo más común es el cambio en la pigmentación de la piel. Puede presentarse en algunos pacientes un oscurecimiento de la piel, generalmente causado por exposición al sol en los días o meses siguientes a la cirugía. Por otro lado, en otras ocasiones la piel puede palidecer ligeramente.

A pesar de que la infección y la cicatrización anormal son raras en estos tratamientos cutáneos, son posibles. Algunos individuos desarrollan tejido cicatricial excesivo (queloides o cicatrices hipertróficas); estas complicaciones suelen ser tratadas mediante la inyección de medicamentos esteroideos, que suavizan la cicatriz.

Reducirá el riesgo eligiendo un dermatólogo o cirujano plástico calificado y siguiendo sus indicaciones.

Es un procedimiento ambulatorio, es decir no requiere hospitalización e indoloro por lo que no requiere anestesia

En la dermoabrasión eliminamos las capas más superficiales de la piel con un rodillo que lleva partículas de diamante, unido a una pieza de mano motorizada. La abrasión profundiza hasta que alcanzamos el nivel más seguro de la piel, en el que la cicatriz desaparezca sensiblemente.

Inmediatamente después del procedimiento puede estar levemente roja e hinchada. La inflamación cederá poco a poco en unos días.

Se le darán instrucciones para el cuidado de la piel tras la microdermoabrasión. En hombres es muy importante evitar el afeitado con cuchilla al principio, usando una maquinilla eléctrica. Es muy importante que siga nuestras instrucciones exactamente, para asegurar la cicatrización mejor posible.

Volviendo a la normalidad

Su nueva piel estará un poco inflamada, sensible, y rosada durante algunos días.  Debe evitar actividades que puedan causar daño a la piel al principio. Evite el sol y el viento. Y no se bañe en piscinas con exceso de cloro, al menos en un mes.

Sobre todo, es importante proteger su piel del sol hasta que el pigmento se haya estabilizado.

NOTA: La información contenida en esta página en ningún caso puede, ni pretende, sustituir la información proporcionada individualmente por su dermatóloga y su cirujano plástico. En caso de duda, su dermatóloga y su cirujano plástico le proporcionarán las aclaraciones oportunas. Si usted está pensando en someterse a una intervención Dermatológica o de Cirugía Plástica Estética, acuda a Dermaplastik para una evaluación por nuestra Dra. Bonilla o nuestro Dr. Salazar.